El zumo de naranja en el desayuno es un alimento que no puede faltar en una dieta equilibrada. En España tiene tanta importancia que más de uno de cada tres zumos que se consumen son de naranja y tiene tanta importancia popular que frases como «Tómate el zumo de naranja primero, que se le van las vitaminas» forman parte del imaginario popular y tienen grupos con decenas de miles de seguidores en las redes sociales.

Otra creencia popular es que hay que tomar el zumo antes que la leche, ya que de lo contrario se cortaría en el estómago, provocándonos vómitos y diarreas. Si tú también te has preguntado si hay una forma correcta de tomar el zumo, te animamos a que sigas leyendo, ya que en este artículo vamos a tratar en profundidad cómo afectan las naranjas de zumo a tu organismo.

Razones para tomar el zumo de naranja en el desayuno

Un zumo de naranja en ayunas ayudará a aumentar la secreción de bilis, lo que ayuda a vaciar la vesícula biliar. Esto te ayudará a prevenir trastornos intestinales como la gastritis, la acidez, las úlceras o la pesadez. Es la manera perfecta de limpiar el organismo por las mañanas.

Gracias a su alto contenido en fibra, las naranjas de zumo ayudan a movilizar los intestinos y a deshacerse de los deshechos acumulados. Como consecuencia, mejorarás el tránsito intestinal y evitarás la sensación de hinchazón y molestias tan incómodas que produce la falta de regularidad.

Otra de las ventajas de la fibra es que ayuda a regular el azúcar en sangre. Esto hace del zumo de naranja un alimento perfecto para las personas que padecen diabetes de tipo II, ya que ayuda a controlar los picos glucémicos.

Por último, por las mañanas nuestro organismo se encuentra en unas condiciones especiales. Tras haber pasado más de 8 horas de ayuno total, el estómago se encuentra completamente vacío, por lo que los nutrientes que tomemos por las mañanas se absorberán mejor.

Comprar Naranjas Online

Propiedades nutricionales del zumo en el desayuno

Si tomar el néctar de las naranjas para zumo en ayunas nos ayuda a absorber mejor los nutrientes, ¿Cuáles serían entonces las propiedades nutricionales de las que nos estaríamos beneficiando? Repasando las principales vitaminas y minerales de las naranjas podemos hacernos una idea de las áreas a las que ayuda la ingesta regular:

– Vitamina C.

Un vaso de zumo de naranja contiene un 60% de la cantidad de vitamina C diaria recomendada, por lo que llegar al total resultará mucho más fácil, sólo teniendo que incorporar un par de alimentos más a nuestra dieta para alcanzarlo

Además, la vitamina C ayuda y mejora la producción de colágeno. El colágeno es una proteína que da la estructura a los tejidos que se encuentran en la piel y los huesos. Una mejor producción de éste implicaría un organismo más sano y una piel visiblemente más elástica y joven.

– Mejora el sistema inmunológico

Está demostrado que el consumo diario de naranjas de zumo ayuda a prevenir resfriados y catarros mejorando nuestras defensas.

– Rica en antioxidantes

La naranja es rica en antioxidantes y agentes rejuvenecedores. Por un lado, es una fuente de vitamina A, en concreto de retinol, que es una molécula que ayuda a los tejidos a renovarse y regenerarse, proporcionando un aspecto fresco y radiante.

La hesperidina, otro de los antioxidantes que aporta el consumo de néctar de naranja, ha sido nombrada una de las moléculas clave para la lucha contra las enfermedades coronarias, reduciendo el riesgo de infarto en un 15%

Otro de los antioxidantes que aporta son los carotenos, que ayudan a mantener la piel, las mucosas y los huesos en perfecto estado.

– Hidratación

Por último, ingerir líquido en ayunas ayuda a mejorar la hidratación. Esto es principalmente beneficioso para los niños, ya que a menudo se olvidan de beber agua. Después de 8 horas de ayuno total, nuestro cuerpo agradecerá el aporte de hidratación. Además, gracias al PH ácido de la naranja, la hidratación se absorberá mejor que si sólo bebemos agua

¿Cuándo tomar el zumo de naranja en el desayuno?

Uno de los grandes mitos populares relativos al zumo de naranja es que si lo tomamos después de la leche se nos cortará en el estómago. Para encontrar una buena respuesta, vamos a profundizar cómo se juntan los dos alimentos en nuestro estómago y qué tipo de reacciones se forman.

Es cierto que, al contacto con el zumo, la leche se corta. Al agregar las naranjas de zumo, el PH de la leche se acidifica, produciendo una reacción en la que la principal proteína de la leche (la caseína) se solidifica y se separa del suero de la leche (compuesto por agua, grasa, sales minerales y otra proteína llamada lactoalbúmina).

Entonces, si se corta la leche ¿es correcto el mito? Pues no del todo, ya que el resultado final no difiere mucho de un yogur, que también se forma tras la acidificación de la leche por la fermentación de unas bacterias. Podrías hacer la mezcla antes de ingerirla y, aunque desagradable y con un sabor muy ácido, sería completamente inocua para el organismo. Aunque la leche está acidificada, el ácido clorhídrico del estómago tiene un PH mucho más bajo.

Aunque la absorción de los nutrientes del zumo será mucho mejor si lo tomas en ayunas y esperas unos 30 minutos para tomar la leche, no pasa absolutamente nada por tomar el zumo después o mientras tomas la leche

Después de juntar toda esta información, parece evidente que el único mito cierto sobre el zumo de naranja es que es muy beneficioso para la salud, ya que aporta numerosos nutrientes imprescindibles para el organismo y nos protege de enfermedades tan diversas como el catarro o los infartos.

Comprar Naranjas de Zumo

Empieza bien tu día con un buen zumo de naranja recién exprimido y aprovéchate de todos los beneficios que aportan las naranjas de zumo. Asegúrate de no quedarte sin naranjas con un servicio de suscripción y disfruta todos los días de un zumo de naranja en el desayuno.