El aporte de vitaminas y minerales en las naranjas es tan impresionante que algunos especialistas las consideran como auténtico oro. No solo contienen una gran cantidad de vitamina C, sino también de minerales como el hierro. 100 gramos de esta fruta contiene una amplia gama de nutrientes muy necesarios, los cuales no pueden faltar en una dieta saludable.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda una ingesta mínima de 400 gramos de fruta. Los beneficios para la salud no son despreciables, ya que estos alimentos contribuyen a frenar cardiopatías, la diabetes y algunos tipos de cáncer. ¿Quieres descubrir las propiedades de las naranjas? Entonces, sigue leyendo.

Vitaminas presentes en las naranjas

Mandarinas y vitaminas

Las naranjas son una de las frutas más completas. Contienen diferentes grupos de vitaminas, minerales y fibra. En 100 gramos 89 son agua, 9 hidratos de carbono y el gramo que resta corresponde a proteínas. Además, debes tener en cuenta que si consumes una entera estarás ingiriendo dos gramos de fibra, la cual resulta esencial para preservar el buen funcionamiento del intestino.

Asimismo, aporta 38 kilocalorías por cada 100 gramos, por lo que se trata de un alimento que no puede faltar en una dieta equilibrada, sobre todo, si no quieres desperdiciar todas las vitaminas y minerales que contiene. Para que puedas visualizar cuántas contiene, a continuación, te mostramos una lista por orden de importancia:

– Vitamina C, 50,60 miligramos.

– Vitamina E, 0,81 mg.

– Vitamina B3, 0,43 mg.

– Vitamina B1, 0,08 mg.

– Vitamina B6, 0,06 mg.

– Vitamina B2, 0,04 mg.

Cada una de ellas contribuye de manera específica al buen funcionamiento del organismo. La vitamina C es de vital importancia, ya que sin ella padecerías de escorbuto, enfermedad que llegó a ser un verdadero quebradero de cabeza para los marinos en el pasado. Favorece a reforzar el sistema inmunológico, a la prevención de enfermedades cardiovasculares y del cáncer.

La vitamina E protege al organismo de la acción de los radicales libres, los cuales están relacionados con el envejecimiento celular. En este sentido, contribuye a la cicatrización de las heridas y al mantenimiento de la piel en buen estado.

La B3 es una vitamina del grupo B, esencial para la metabolización de la energía por parte de las células y para la reparación del ADN. A su vez, elimina sustancias tóxicas para el organismo a través de la orina y mejora la circulación de la sangre relajando los vasos sanguíneos.

La tiamina o vitamina B1 ayuda a que las células del cuerpo conviertan los carbohidratos en energía, especialmente para el aprovechamiento del cerebro y del sistema nervioso. Contribuye a que las señales nerviosas lleguen a su destino y participa en la contracción de los músculos. Sin ella prácticamente no podríamos hacer nada.

La vitamina B6 participa en la correcta producción de los glóbulos blancos y rojos, sin olvidar que permite absorber otras vitaminas y magnesio. Al igual que la B6, la B2 se encarga de la producción de los glóbulos rojos y hace que las proteínas se conviertan en energía aprovechable por el cuerpo.

Solo con el repaso de estas vitaminas compruebas cuán importante llega a ser una naranja para la salud. Cada una contribuye a un aspecto vital para el funcionamiento del cuerpo humano y, además, deben ser repuestas con frecuencia, ya que son hidrosolubles y, en consecuencia, expulsadas del cuerpo a través de la orina. Nada mejor que consumir fruta variada para que al organismo no le falte de nada.

Minerales y propiedades naranjas

Vitaminas y minerales en las naranjas

Las naranjas no solo contienen una amplia variedad de vitaminas, sino que cuentan también con minerales esenciales. Calcio, hierro, potasio o fósforo son algunos de ellos. De todos ellos, el potasio es el de mayor presencia en la naranja. Este mineral regula la cantidad de agua que absorben las células, así como el movimiento de las mismas. Sorprendente, ¿verdad? Además, contribuye a la construcción de las proteínas en el organismo para facilitar su absorción.

El hierro es bien conocido, puesto que su carencia produce anemia. Sin él no llegaría oxígeno a las células, por lo que no podrían mantenerse con vida. Junto a esto, participa en la formación de algunos compuestos de la sangre, como es el caso de la hemoglobina: el pigmento rojo de la sangre. Está igualmente presente en la formación del ADN y fomenta la resistencia frente a algunas enfermedades.

Sin fósforo los huesos no se desarrollarían de manera adecuada y no llegarían a ser todo lo resistentes que deben ser. Está presente en las paredes de las células, colabora en la activación de las enzimas y equilibra la acidez de las células.

El calcio es otro de los minerales presentes en las naranjas a razón de 36 miligramos por cada 100 gramos de esta fruta. Sin él la sangre no llegaría a coagularse y la más pequeña herida sería muy difícil de curar. También estimula la secreción de diferentes hormonas, participa en la absorción de la vitamina B12 y, como es bien sabido, fortalece los dientes y los huesos.

Por último, la naranja posee otros minerales en pequeñas cantidades, como son el selenio o el zinc, sin los cuales algunos procesos metabólicos no podrían llevarse a cabo.

La naranja, un fruto indispensable para la salud

Naranjas y flor

La fruta, y en especial las naranjas, deben estar presentes en toda dieta para garantizar la salud. La OMS recomienda ingerir un mínimo de 400 gramos al día de fruta y, como has podido ver, no son pocas las vitaminas y minerales que aporta. Sin ella, padecerías todo tipo de enfermedades y el cuerpo no funcionaría a pleno rendimiento.

Diferentes vitaminas están presentes en la naranja, siendo la C la de mayor importancia y la más conocida por el público. Refuerza el sistema inmune, es antioxidante y ayuda a la circulación. Además, los diferentes minerales cumplen las más diversas funciones y garantizan que el complejo funcionamiento del cuerpo humano no falle.

Las vitaminas y minerales de las naranjas constituyen un excelente aliado diario, aunque debes tener presente que una buena dieta es aquella en la que reina el equilibrio. Así que, no olvides la fruta necesaria para alimentar tu cuerpo.

 

imagen