Las frutas son uno de los grupos de alimentos que deben incluirse en toda dieta, especialmente en el caso de los niños. Puede resultar una tarea complicada, pero este es el momento para desarrollar en ellos el gusto por la fruta. Las naranjas son una buena forma de introducirles en el consumo de fruta, y hoy en día puedes encontrar innumerables ofertas de naranjas online.

Sanísimas y repletas de vitamina C, estos cítricos alegrarán las meriendas de los peques de la casa. No solo su color les resultará llamativo, el sabor de las variedades más dulces les conquistarán. No obstante, si quieres saber por qué los niños deben comer naranjas, no dejes de leer esta entrada.

Los beneficios de las naranjas de Valencia en los niños

La infancia es una etapa clave en el desarrollo de las personas y es el momento idóneo para crear un gusto amplio en cuanto a comida se refiere. El cuerpo empieza a desarrollarse y el niño necesitará todos los aportes posibles. Las naranjas les ofrecerán un alto contenido en distintas sales minerales, como es el potasio, ayudan a mantener una correcta hidratación y son fuente natural de hierro.

Uno de los problemas que los niños llegan a sufrir con frecuencia es el estreñimiento. Debes saber que las naranjas ayudan a superarlo. Entre los gajos y debajo de la piel cuentan con gran cantidad de fibra soluble, la cual ayuda con esta afección. Para aprovechar esta ventaja tienes dos opciones: ofrecer la fruta en gajos o en zumo con pulpa.

Si bien la vitamina C es la más abundante en la naranja, esta también contiene provitamina A. Más conocida por el nombre de beta-caroteno por los nutricionistas, contribuirá al buen estado de la visión de los niños, el de los huesos, la piel, las mucosas y del sistema inmunológico, algo que comparte con la C.

La importancia de la vitamina C en los niños

Muchos son los beneficios que ofrece esta molécula al organismo de los niños. Por un lado, contribuye al fortalecimiento de huesos y vasos sanguíneos. Esto es indispensable para el desarrollo temprano del cuerpo humano. Por otro lado, contribuye a la absorción del hierro. Además, ayuda en la cicatrización de heridas y minimiza los hematomas, algo de gran importancia para los más pequeños, sobre todo para los que son inquietos.

Si bien no previene el resfriado, sí que acorta la duración de esta enfermedad común y refuerza las defensas del organismo. Es recomendable una ingesta diaria de 80 miligramos de esta vitamina, sin embargo, los niños deben tomar menos. Durante los primeros tres años de vida lo indicado son 15 miligramos diarios; y entre los 4 y 8 años hay que aumentar a 25. Por descontado, las naranjas son uno de los alimentos indicados para que esta molécula nunca falte.

¿Cuándo pueden empezar los niños a comer naranjas?

A partir de los seis meses los bebes pueden empezar a ingerir naranjas. En estos momentos tan tempranos ya pueden masticar, pero hay que tener cuidado con los atragantamientos. Para evitarlos quita las pepitas de los gajos y la membrana que los recubre, con estos sencillos gestos no tendrás mayores problemas. Además, para facilitar el masticado cortar en trocitos las piezas de fruta será de gran ayuda.

Sin embargo, si en la familia han existido casos de alergia a esta fruta, los pediatras recomiendan esperar al año de vida para evitar las consecuencias. Además, esto también se aplica en caso de que notes malestar, cólicos o heces ácidas. Más allá de estos problemas, a partir de un año la dieta del niño debería contar con dos piezas de fruta al día.

Trucos para que no se resistan a las frutas

La infancia es una etapa crucial por múltiples razones y en ella se deben construir sólidos hábitos alimenticios. Resulta muy fácil hacer que un niño como un dulce, pero todo cambia con las frutas y en especial con las verduras. Sin embargo, antes de rendirte en esta tarea trata de ser un ejemplo.El truco más fácil es que te vean comiendo fruta, por lo que es necesario que tu como padre lleves una alimentación que sirva de ejemplo.

La creatividad en este aspecto es clave. Puede que con el tiempo se aburran de comer una naranja
siempre de la misma manera, pensar en nuevas fórmulas y sorprendentes aspectos es indispensable. Un zumo bien fresco en verano, helados caseros o moldear la fruta son algunas ideas creativas.

beber zumo de naranja

La fruta es un gran tentempié y no contiene apenas grasa. Muchos son los que optan por ofrecer bollería o incluso una bolsa de patatas fritas, al fin y al cabo, los niños parecen sentir una gran debilidad por estos alimentos. Sin embargo, si desde el principio les ofreces frutas estarás contribuyendo a que lleven una dieta sana. Así que, una merienda saludable es aquella que incluye o se basa enteramente en fruta.

Por último, la comida que posee una buena presentación entra con facilidad por los ojos. En el caso de los niños, si logras una que resulte graciosa o con formas que se parezcan a juguetes seguro que llamarás su atención. Es más fácil de lo que pueda parecer y no requiere un gran esfuerzo, pero los resultados se verán reflejados en que tus hijos acabarán adorando la fruta y adquirirán unos hábitos alimenticios que garantizarán su salud a lo largo de los años.

Apostar por las naranjas es hacerlo para la salud

Las naranjas son una de las frutas más saludables y atractivas para los niños. Los beneficios que aportan van desde un refuerzo a las defensas inmunológicas hasta ayudar con el estreñimiento. Además, son un alimento que pueden empezar a consumir de manera temprana, tanto como a los seis meses, y hacerse con naranjas online es actualmente algo muy sencillo para disfrutarlas cuando se necesite.

Con este cítrico harás que los peques del hogar amen las frutas y adquieran unos hábitos alimenticios saludables, algo muy necesario pero que puede resultar difícil de conseguir. Sin embargo, con paciencia y algunos trucos es posible.