Hoy en día la sociedad está empezando a concienciarse de los problemas de salud que causa el azúcar. Si se da un abuso de este elemento, tan presente en tantos alimentos, las posibilidades de padecer diabetes en el futuro aumentarán. La fruta es uno de los alimentos más saludables, pero también contiene azúcar. Para conocer su cantidad un medidor de azúcar en las naranjas es la herramienta que la industria utiliza.

Un medidor de azúcar en las naranjas es una gran herramienta. En esta entrada te hablamos de qué es un medidor de azúcar y cómo ayuda a los diabéticos Clic para tuitear

Poseer uno de estos aparatos en el hogar no tiene mayor sentido, ya que si buscas conocer la cantidad de azúcar que posee una naranja la encontrarás en las etiquetas que poseen los envoltorios. Sin embargo, no está de más conocer este aparato, sus usos y cómo ayuda a quienes padecen de diabetes.

 

¿Qué es un medidor de azúcar?

View post on imgur.com

Estos aparatos logran discernir el porcentaje de azúcar presente en una fruta. La información se muestra en grados Brix, la escala de medición en la que se muestra la sacarosa disuelta en un líquido. Para que te hagas una idea, 25 grados Brix equivalen a 25 gramos de sacarosa. Así, en 100 gramos de líquido habrá un total de 75 de agua y 25 de azúcar.

Junto a esto, muchos aparatos de este tipo son capaces de medir la cantidad de acidez. Al conocer la presencia de ambos elementos en las naranjas para zumo, es posible establecer la calidad de las piezas de fruta. Por ejemplo, las naranjas que tienes en casa contienen de siete a catorce grados Brix y una acidez del 0,5 al 1,5 %.

¿Afectan las naranjas para zumo de Valencia a los diabéticos?

Medidor de glucosa

Una vez conocido cómo se mide la cantidad de azúcar presente en una naranja, es normal que surja la duda de si afecta o no tal concentración a un diabético. Las frutas ofrecen grandes beneficios a tu organismo y estos cítricos no se quedan atrás en este aspecto. Contiene nutrientes muy necesarios, como es la vitamina C, minerales de distinta índole y fibra, algo presente en las naranjas de zumo.

Esta última es muy importante, no solo porque te ayuda a combatir el estreñimiento, sino que posee una cierta relación con el azúcar de la naranja y hace que la respuesta a la pregunta de si un diabético puede comerlas posea ciertos matices.

Como bien sabrás, la diabetes es una enfermedad provocada por unos niveles de glucosa en sangre demasiado altos. En circunstancias normales, el cuerpo lidia contra este problema recurriendo a la insulina, la cual es producida por el páncreas y permite degradar los azúcares en sangre para su aprovechamiento celular. Sin embargo, años y años de consumo continuado de estos elementos logra descontrolar al páncreas.

De esta manera, si consumes demasiada azúcar durante décadas puede que padezcas diabetes tipo uno, en la que el páncreas deja de producir insulina; o desarrolles el tipo dos, la versión más común y en la que el cuerpo no maneja bien al insulina o deja de producirla. ¿Qué problemas causa la presencia de grandes cantidades de azúcar en sangre?

Los riñones, los ojos y los nervios se verán afectados, incluso puedes llegar a perder la visión. También afecta al corazón, al riego sanguíneo y al cerebro, por lo que esta enfermedad es realmente peligrosa y problemática.

naranjas partidas

Conociendo esto, ¿afectan las naranjas a un diabético? La respuesta corta sería un sí, pero existen varios matices que te interesarán. Efectivamente, la naranja contiene azúcar, unos siete o catorce grados Brix por pieza. Así, un consumo excesivo terminará por afectar a una persona diabética; sin embargo, un consumo moderado y controlado de esta fruta evitará que el azúcar cause estragos, por lo que habrá que incluirla en la dieta de estas personas con cuidado.

Además, la clave está en preferir la naranja entera frente a los zumos, aunque sean naturales. La razón reside en una parte esencial del fruto que se pierde al exprimirlo: la fibra. Esta no solo ayuda al organismo en la digestión, sino que permite asimilar el azúcar que contenga la fruta de manera más lenta. Así, la glucosa no se liberará tan rápido en el torrente sanguíneo y el cuerpo podrá ir absorbiéndola más eficazmente.

zumo de naranja

Si tomaras un zumo esto no pasaría, ya que la fibra se pierde en el proceso de exprimir. No obstante, esta es una indicación específicamente pensada para los diabéticos, si no padeces esta enfermedad puedes comprar naranjas para zumo sin problemas y disfrutar de este líquido sin mayores consecuencias.

La clave, como en otros aspectos de la vida, es la moderación en el consumo de alimentos con azúcar, en especial si se es diabético. Así, estas personas podrán contar con todos los beneficios de una buena naranja, sin que su salud se vea resentida.

Sin embargo, hay que tener cuidado con un aspecto de la fruta cuando se es diabético. Y es que la glucosa de estos alimentos se adhiere a las manos cuando se pelan, por lo que puede surgir un pequeño problema en el que muchos caen sin darse cuenta.

Para comprobar la cantidad de glucosa en sangre es necesario extraer este líquido. Para evitar pinchazos innecesarios se recurre a extraer una gotita de la yema de un dedo, y aquí surge el problema. Si un diabético pela una naranja y luego se realiza la prueba es muy probable que los niveles de azúcar se disparen, aunque aún no se haya consumido la fruta o en ningún momento se haya saltado la dieta.

El susto está más que garantizado en estos casos, por lo que es recomendable lavarse las manos antes de realizar la prueba. Así, no solo estarás conociendo el dato exacto de azúcar en sangre, sino que te ahorrarás disparar las pulsaciones del corazón y estresarte por un pequeño despiste del cual muy pocos son conscientes.

Las mejores naranjas para zumo

Las mejores naranjas para zumo

Con un medidor de azúcar en las naranjas es posible llegar a conocer con precisión la presencia de este elemento en la fruta. Pese a su presencia en estas frutas, una persona diabética no tendrá problemas a la hora de consumirlas, siempre y cuando las ingiera con moderación. Al fin y al cabo, una pieza de fruta no puede hacer daño.

imagen