La naranja es una de las frutas más populares y completas que puedes encontrar. Contiene diferentes nutrientes esenciales para el buen funcionamiento del organismo, como es el caso de la conocida vitamina C. Es una pieza indispensable en una dieta saludable. Sin embargo, sus aplicaciones no terminan en los nutricionales. La piel de naranja es muy útil en diversas situaciones.

Desde usos cosméticos a puramente estéticos, merece la pena no desperdiciar la piel de esta fruta. Pocos conocen cómo sacarle partido a esta parte de la naranja. ¿Quieres descubrir cómo? En ese caso, no dejes pasar esta entrada.

Piel de naranja

1º. Es un limpiador natural para el hogar

Uno de sus grandes usos domésticos es como limpiador. Utilizarla como tu limpiador diario no supone una gran inversión económica ni de tiempo. Tan solo necesitarás la cáscara de la naranja y vinagre blanco. Una de las características que posee la piel de este fruto es que es desengrasante. Esto es debido a que posee un aceite capaz de eliminar estas tenaces manchas.

Puedes optar por utilizar la piel y aplicarla directamente sobre la mancha mientras frotas. No obstante, en combinación con el vinagre blanco gana en potencia. Al efecto desengrasante, el vinagre aporta su capacidad desinfectante, descalcificante y, por último, aporta brillo a las superficies.

Para utilizarlo basta con verter el vinagre en un bote y añadir las cáscaras de naranja. Dicha mezcla, después de reposar tres semanas, ya estará lista para ser aplicada.

De esta sencillo modo estarás usando un producto fruto del reciclaje, que apenas te habrá costado dinero y cuyos resultados serán excepcionales.

2º. Elaboración de dulces

naranja confitada

Más allá de su utilidad como limpiador, las cáscaras de naranja son un buen dulce. Confitadas constituyen un acompañante más que digno para el café o pueden formar parte de un sabroso roscón de reyes. Además, con un poco de azúcar o chocolate son, por sí solas, un gran dulce. Por un lado, estarás manteniendo el sabor de las naranjas y, por otro, proporcionarás un toque dulce que encandilará a los más peques.

Sin embargo, si eres un amante de los cítricos te interesará saber que sus cáscaras confitadas también son comestibles.

3º. Exfoliante y mascarilla para la cara

Parte de los minerales y vitaminas de la naranja están presentes en su cáscara. Gracias a esto es posible aprovecharlos para nutrir la piel y mejorar el cutis. Bien conocidas son sus propiedades antioxidantes, su capacidad para devolver la elasticidad a la piel y para combatir el acné.

Para aprovechar todos estos beneficios deberás rayar la naranja y añadirla a una mezcla de aceite de coco y azúcar. Hacer una mascarilla es muy fácil, ya que solo necesitarás ralladura de naranja y miel para elaborar una potente mascarilla totalmente natural.

4º. Es un blanqueador dental

A primera vista podrías pensar que una naranja tintaría los dientes de tal color, pero estarías errando en la suposición. La parte blanca de la piel de naranja es un gran blanqueante. Esto es debido a que contiene limoneno, un componente muy utilizado en la elaboración de productos de higiene dental. Basta con pasar esta parte de la naranja para blanquear los dientes.

5º. Es un potente saborizante

Casi cualquier receta navideña y muchos postres cuentan con un poco de ralladura de naranja como saborizante. En esta ocasión, la ralladura deberá ser lo más fina posible, puesto que la parte blanca resulta amarga. A su vez, la ralladura es muy utilizada para aportar sabor a la carne marinada y a algunos panes. El fresco olor de esta fruta y su sabor tan dulce como ácido es insustituible.

6º. Velas artesanales

Vela de naranja

El fresco aroma de la naranja se deja sentir desde el momento en el que empiezas a pelarla. Para transportar este olor a toda tu casa podrías optar por dejar las pieles en lugares estratégicos o elaborar unas velas artesanales. Es una tarea delicada, porque tendrás que extraer los gajos de la naranja sin romper la cáscara o, al menos, conservando la mayor parte.

Con partirla a la mitad y utilizar con cuidado una cuchara debería ser suficiente para vaciarla. Después, con una preparación de cera para velas se rellena el interior y ya podrás disfrutar del aroma de esta fruta en todas partes.

7º. Repelente de mosquitos

Estos insectos son muy molestos en verano, pero las pieles de la naranja pueden espantarlos. El olor a cítrico desagrada a los mosquitos, por lo que colocando en el exterior de la ventana las pieles, estarás ahuyentando a estos molestos parásitos. De esta manera tan sencilla no precisarás mosquitera alguna.

8º. Iniciador del fuego

En verano se realizan con frecuencia barbacoas y en invierno no hay nada mejor que estar cerca de una chimenea. ¿Sabes que, en ambos casos, el fuego puede ser encendido con cáscaras de naranja? Tan solo deberás secarlas y arderán como la yesca. Además, son ideales para encender un fuego en un camping. No olvides extremar las precauciones en estos ambientes.

9º. Comedero de pájaros

comedero pajaros

Es un original modo de alimentar a estas mascotas. Partiendo la naranja a la mitad, eliminando los gajos y haciendo tres agujeros a los lados podrás dejarla colgando con unas cuerdas y añadir la comida favorita de tus pájaros. Útil, ¿verdad?

10º. Sales de baño

El último de los usos domésticos te ayudará a relajarte durante un baño. Las ralladuras bien trituradas en el agua de la ducha aportan todos sus beneficios a la piel y, además, exfolia la misma con los movimientos del agua. Junto a esto, también se absorbe parte de la vitamina C, presente en las ralladuras, a través de la piel.

La mejor manera de reciclar una naranja

La piel de naranja atesora diferentes usos domésticos de gran utilidad. Con ella podrás desde exfoliarte la cara hasta elaborar unas velas artesanales. Además, estarás contribuyendo a reciclar esta parte de la naranja mediante diferentes aplicaciones muy interesantes. De esta manera, aprovecharás todas las características de esta fruta al 100 % y ahorrarás en algunos productos del hogar, algo que es muy de agradecer, ¿no crees?

imagen