A la hora de hablar de naranjas no lo estamos haciendo de una única variedad en el mundo, aunque a nosotros como consumidores, en algunos momentos nos pueda parecer que todas las naranjas son iguales. Nos encontramos con que son muchas y muy diversas las variedades que existen y esto es así porque según el tamaño, el color de la pulpa, la época de maduración, la forma o bien dependiendo de si tienen o no semillas o pepitas, estaremos ante un tipo de naranja u otra.

Por ejemplo, atendiendo a estos aspectos y otros muchos que determinan las variedades de naranja que existen, la realidad es que estas quedan clasificadas -de forma habitual- en tres grandes grupos: en primer lugar, el llamado grupo “Navel” que es un tipo de naranja caracterizado por su ombligo (después lo veremos); en segundo lugar, el grupo que recibe el nombre de “Valencias” o también llamado grupo de las “Blancas” y en tercer lugar, se encuentra el grupo denominado “Sanguinas” cuya características principal es el color rojizo de su piel y de su pulpa lo que las hace muy reconocibles en el mercado. En este entrada os vamos a descubrir algunas de estas variedades de naranjas, las más comunes o que con mayor facilidad encontraréis en el mercado -atendiendo a esta división por grupos- y estamos seguros que os va resultar curioso conocerlas y convertiros, a partir de ahora, en unos consumidores especializados.

tipos-naranjas-variedades

Tipos 1: Naranjas de origen “Navel”

Este grupo de naranjas denominadas genéricamente “Navel” surgió en torno a principio del siglo XIX. Su característica principal es que es una mutación natural de la naranja que viene caracterizada porque parece sobresalirle un ombligo por la parte inferior del fruto. Éste es un tipo de naranja que presenta una maduración precoz, cuya piel es fácil de pelar, tiene pepitas o semillas pequeñas, su pulpa presenta un color anaranjado muy intenso y su sabor es dulce y muy rico.

Dentro de la familia de naranjas de origen “Navel” la variedad es muy extensa de tal manera que tenemos: “Navelina”, “Washington Navel”, “Newhall”, “Navelate” y “Lane late”, “Navel Foyos”, “Caracara” o bien “Fukumoto”, algunas de las cuales os explicamos con mayor detenimiento a continuación.

Naranja “Navelina”

El origen de esta variedad de naranja hay que situarlo en Riverside, California, como una mutación de la naranja Washington Navel, descubierta en torno al año 1910. Esta naranja fue introducida en España, concretamente en Valencia, gracias a la Universidad de California con la denominación “Navelina” pero no fue hasta la segunda mitad del siglo XX cuando fue reconocida como tal y cedida su explotación a tierras principalmente, valencianas, murcianas y andaluzas.

El origen del nombre de esta naranja “Navelina” obedece al vocablo inglés “navel” que significa ombligo y ello es así porque la principal característica de esta variedad de naranja es que la flor de esta naranja da lugar a un segundo fruto con un parecido al ombligo. Es un fruto de maduración precoz, su recogida empieza en Octubre hasta finales de Enero, que se conserva bien en almacén al menos durante dos meses y que por ser temprana en su recolección es de las primeras que nos podemos encontrar en la temporada.

La naranja “navelina” crece en el naranjo de la “navelina” que es un árbol de altura media, de denso follaje con hojas verdes intensas y que presenta una copa, habitualmente, redondeada. Es una variedad de naranjas que presenta frutos grandes y redondeados, de piel naranja intenso, sin semillas y que da una gran cantidad de jugo lo que la hace muy buena para zumo también por su sabor dulce y de alta calidad.

Naranja “Navelate”

Esta variedad perteneciente también al grupo de las “Navel”, es una nueva mutación natural Washington Navel que surgió en Vinaroz a mediados de siglo y cuya comercialización comenzó a partir de finales de los años 50 del siglo pasado. Se trata de una variedad mucho más delicada en su cuidado que la naranja “navelina” y mucho menor en su producción, por lo que habitualmente se cultiva menos y su precio en el mercado es más elevado que el otras variedades de naranja. La naranja “navelate” crece en árbol vertical, el cual se adapta muy bien a las condiciones del suelo y al clima, presentándose como un naranjo muy vigoroso y frondoso con hojas también, de color verde intenso.

Aunque madura bastante pronto, suele ser una naranja que se recolecta en la segunda parte de la temporada aproximadamente entre enero y marzo y presenta un fruto que es redondeado, con piel lisa y suave de color naranja pálido, de tamaño medio, alargada y con una característica muy peculiar y es que presente un ligero desorden en la piel exterior conocido, según los expertos, como “colapso de la corteza o patita de rata” que es el rasgo característico de esta variedad.

Como naranja de origen “Navel” que es, su ombligo es pequeño y por lo que respecta a su pulpa, ésta no presenta semillas, es de color amarillo-naranja, con mucho jugo y de gran calidad, muy apta también para zumo. Su duración en buen estado, una vez recolectada, es de varios meses hasta el punto de que aunque presente cierta fealdad en su piel por el paso del tiempo, su interior suele mantenerse en perfecto estado a pesar de los días, semanas o meses lo que la convierte -entre otras cuestiones- en la mejor naranja del mundo según los especialistas, consumidores, comerciantes y agricultores.

Naranja “Navel Powell”

Esta es otra variedad de naranja de origen “Navel” y se trata de una mutación de la Washington Navel que fue descubierta por Neil y Joyce Powell en Australia en el año 1982. Este tipo de naranja crece en árbol, cuyo desarrollo suele ser habitualmente, vigoroso y buena producción. El carácter subtropical hace de esta variedad de naranja un fruto que no lleva bien las heladas y cuyo árbol debe crece en suelos que no sean salinos.

Es de maduración tardía, lo que hace que su recolección pueda comenzar a finales del invierno y alargarse hasta la llegada del verano siendo el periodo donde alcanza su maduración óptima en mayo. El fruto de esta variedad es redondo o en ocasiones también ovoide y el ombligo característico es poco visible al exterior. Aguanta mucho el calor lo que hace que mantenga sus características a pesar de ello durante esta estación. Es una naranja que también da mucho jugo dulce con una pulpa de color naranja intenso, con una buena textura y grosor de piel

Naranja “Navel Lane late”

Las naranjas de la variedad “Navel lane late” también surgió de una mutación espontánea de la variedad “Washington Navel” descubierta en Australia a mediados de los 50 del siglo XX y que comenzó a comercializarse aproximadamente a finales de la década de los año 80. Crece en el árbol de la NARANJA LANE LATE cuyas particularidades son similares a las del árbol de la variedad de naranja Washington. Suele ser un árbol vigoroso, de buen desarrollo, pequeño tamaño, copa redondeada, frondoso, de hoja grande, con espinas no muy acusadas y de color verde intenso.

También es una especie subtropical que tampoco tolera ni las heladas ni un suelo muy salino, con una maduración tardía pudiéndose disfrutar desde enero hasta mayo. Es de color anaranjado, presentando una corteza rugosa, piel fina, sin semillas y con un ombligo también pequeño. Son naranjas de mesa, jugosas y dulces, que presentan muy poca acidez, solo al justa gracias a su bajo contenido en limonina lo que la hace exenta del sabor amargo que en ocasiones suele presentar algunas variedades de naranjas de este grupo “Navel”.

Naranja “Navel Foyos”

Es una variedad de naranja “Navel”, también mutación natural de la naranja “Washington Navel”, que se cultiva habitualmente en Torrent (Valencia) aunque el nombre lo toma de la localidad valenciana de la comarca de L´Horta Nord, Foyos. La fruta de esta variedad es de tamaño mediano y/o grande, de forma redonda u oval, con corteza rugosa y de color naranja intenso, sin semillas. Ofrece mucho zumo pero también se consume en mesa.

Suele crecer en árbol sobre terreno arcilloso y su recolección se efectúa a finales de año, principalmente en noviembre y diciembre, lo que la convierte en una variedad resistente al frío de una calidad excelente.

Tipo 2: Naranjas del “Grupo de las Blancas”

La segunda categoría de naranjas es la denominada “Grupo de las Blancas” o “Valencias” cuyas características generales en sus variedades es son naranjas que carecen de ombligo en sus frutos, con una acidez inferior a las de los otros grupos y que no presente sabor amargo en su zumo. Dentro de este grupo también existen diversas variedades importantes como la “Valencia late”, “Salustiana” y la extra tardía denominada “Barberina”, cuyas características más determinantes exponemos a continuación.

variedad-naranjas-blancas

Naranja “Salustiana”

Esta variedad de naranja pertenece -como hemos visto- al segundo tipo de naranjas llamadas “Grupo de las Blancas” cuyo origen lo encontramos en una mutación de la propia naranja que se ha producido en la provincia de Valencia atendiendo a las condiciones climáticas y del suelo de esta tierra. Esta naranja crece en el árbol de la naranja “Salustiana” que es normalmente, vigoroso, de ramas fuertes, frondoso y que presenta un tamaño medio incluso grande.

Se trata además de un fruto cuyo árbol se muestra sensible al frío y a las bajas o cambios de temperatura y su recolección se realiza en los primeros cuatro meses del año, de enero a abril aproximadamente aunque suele centrarse su temporada de recolección fuerte en los meses de febrero y marzo. La naranja suele ser redondeada o en ocasiones achatada, presentando una corteza fina, sin semilla, de piel también fina, que nos ofrece además abundante zumo dulce y de poca acidez, siendo además una variedad que soporta muy bien el paso del tiempo una vez recolectada manteniendo sus propiedades.

Naranja “Barberina”

Esta variedad de naranja perteneciente al “Grupo de las Blancas” es autóctona de Valencia y surgió a principio de los años 80 por mutación espontanea, dándole su nombre su descubiertos Vicente Barber. Como las naranjas de esta categoría o segundo tipo, una de sus características es que no presenta ombligo como las naranjas cuyo origen en “Navel” y siempre se muestra como un fruto que no necesita mucho cuidado como sí que lo requieren otras variedades.

Crece en el árbol que es a su vez resultado de un injerto de yemas limpias de virosis en patronas de Citrange, presentando un desarrollo bueno, con brotes cortes y compactos que le dan al árbol un aspecto muy saludable, frondoso, de grandes hojas de color verde intenso. Habitualmente, esta variedad de naranjas dan frutos grandes, redondos y en ocasiones un poco alargados que no presentan semillas. Suele madurar entre abril y mayo y nos proporciona un tipo de naranja que resulta muy sabrosa como consecuencia del perfecto equilibrio entre los azucares naturales que posee y sus niveles de acidez, aportando además un alto contenido en zumo en cada una de sus piezas.

Naranja “Valencia late”

La tercera variedad de naranja que compone el “Grupo de las Blancas” es la llamada “Valencia late” que como indica su nombre es una naranja tardía cuya producción se desarrolla desde el mes de abril hasta finales de junio o más, en función de la dureza del verano. Su origen es portugués y crece en árbol que resulta ser, habitualmente de carácter vigoroso, forma redondeada, sin espinas en sus ramas y de hojas color verde claro.

El fruto de esta variedad de naranja presenta una corteza muy anaranjada y normalmente, rugosa, siendo las piezas de gran tamaño, redondeadas, con pocas semilla y con una pulpa que ofrece gran cantidad de jugo de excelente calidad, al contener poca limonina. Es un variedad que suele conservarse sin ningún problema una vez se ha recolectado del árbol y en su cultivo, nos encontramos ante un tipo de naranja y su árbol que se adapta bien a todas las zonas citrícolas

Tipo 3: Naranjas del “Grupo de Sanguinas”

Concluimos esta entrada en la que hemos abordado algunas de las variedades de naranja más comunes y conocidas con las que conforman el tercer grupo general de naranjas llamado “Grupo de Sanguinas”, cuyo origen es de China y cuya característica principal más distintiva es el color rojo de su pulpa como consecuencia de los pigmentos llamados antocianos que contiene, afectando incluso en ocasiones a la corteza. Este tercer grupo o categoría de naranja presenta tres variedades como son “Tarocco”, ”Sanguinelli” y finalmente, “Moro”, deteniéndonos nosotros en la variedad “Sanguinelli” por ser esta un tipo de naranja característico de España.

variedad-sanguineli

Naranja “Sanguinelli”

Las llamadas naranjas “sanguina” o también conocidas como naranjas rojas o “Sanguinelli” tienen su origen en una mutación espontánea de la denominada naranja “Doble Fina” que se detectó en Almenara (Castellón de la Plana) en torno a los años 30 del siglo pasado. Realmente, esta variedad de naranja presenta unas características similares a las que pertenecen al “Grupo de las Blancas” con la diferencia clara del color de su pulpa e incluso su corteza, ya que presenta habitualmente un color rojo o rojizo como consecuencia de la presencia de las antocianinas que dotan de este colorido a esta variedad.

Esto es así porque el crecimiento de este tipo de naranja se desarrolla, habitualmente, a bajas temperaturas nocturnas adquiriendo la tonalidad rojiza en otoño o invierno. La existencia de las antocianinas en este fruto resulta muy importante ya que su presencia hace que la naranja posea una protectora contra el estrés oxidativo, previene las dolencias coronarias así como también ciertos tipos de cánceres. La naranja “Sanguinelli” crece en el árbol que lleva el mismo nombre, el cual es vigoroso en su desarrollo, presenta una forma achaparrada, sus ramas no presentan espinas y ofrece un fruto que suele ser de un tamaño mediano, sin semillas, poseen un sabor agridulce, son tiernas para comer y con un alto contenido en zumo. Su recolección es normalmente en la primera parte del año desde enero hasta mayo casi junio.